GOLD Application Development Partner

Filed in Innovación | WebFront Comments Off

Hemos renovado la competencia “GOLD Application Development” de Microsoft, esta competencia nos acredita como empresa de confianza en Web Development, Software Development e ISV.

Nos congratulamos de seguir siendo uno de los principales desarrolladores para el sector turístico mereciendo la confianza de Microsoft.

La colaboración con Microsoft nos ha abierto estos últimos años grandes posibilidades de mejora aprovechando la tecnología de vanguardia que nos proporciona para el desarrollo de gran parte de nuestros productos turísticos y plataforma tecnológica.

Seguimos trabajando para continuar repercutiendo en nuestros clientes productos tecnológicos de calidad, innovadores y sostenibles en costes futuros aportando valor al negocio.

LOS NUEVOS PROFESIONALES DEL SIGLO XXI

Filed in Uncategorized Comments Off

Hay quien afirma, con un cierto tono apocalíptico, que la globalización y la mercantilización de las relaciones laborales están provocando una elevada flexibilidad de las condiciones laborales, la externalización de muchas funciones, temporalidad y autoempleo. El incremento de la vida laboral, el  ajuste constante entre demanda y oferta que provocarán una elevadísima obsolescencia profesional en un nuevo mercado laboral caracterizado por su precariedad y por expulsar constantemente a más profesionales a un paro cada vez menos protegido.

Otros afirman, con un cierto tono más espiritual, que ha llegado el momento de la liberación, de dejar de ser títeres en manos de otros, pues ahora se dan las circunstancias que permiten el diseño activo de la propia vida laboral. Emprendedores o microempresarios son  protagonistas de esta una nueva realidad laboral donde por fin se puede asumir la responsabilidad de “tu carrera” y aprendizaje laboral. Hablar del trabajo es hablar de pasión, trascendencia o sentido de por vida. Se habla del trabajo como fuente de felicidad y autorrealización como valores que asumen cada vez más las nuevas generaciones, que quieren “quitarse las cadenas de la seguridad” del trabajo rutinario y precario que ofrece nuestra decadente realidad laboral actual.

Sea como fuere, la teoría a la que nos abonemos, hay una motivo superior que provoca el que ahora nos estemos haciendo estás consideraciones trascendentales. Creo, que estamos inmersos en una verdadera revolución, económica, social y política de proporciones lo suficientemente grandes como para que sea necesario un plano de referencia diferente y la perspectiva que sólo el tiempo proporciona, para evaluarlo en toda su dimensión y consecuencias.

La realidad es que nos estamos enfrentando al más que posible derrumbe del estado del bienestar, al menos tal y como lo conocemos, el gran logro de la sociedad Europea, al menos en los parámetros que lo hemos conocido hasta ahora. Desde el punto de vista del trabajo, se vislumbran otro tipo de trabajadores mucho más individualistas, que no valoran tanto la seguridad en el trabajo como la libertad de movimientos y la realización de su proyecto vital.

La precarización como nuevo sistema de explotación

El trabajo, nuestra forma de generar ingresos, que nos da la posibilidad de tener una vida digna, está amenazado muy seriamente por nuevas formas que buscan “liberalizar el mercado laboral”, para que las empresas puedan asumir mayor competitividad en un mercado muy globalizado, donde las condiciones las impone la economía “del más pobre”. Un entorno donde el trabajo puede ser deslocalizado y donde la tecnología, especialmente la informática, tal como señala Riffkin en “El fin del trabajo”(1995), reduce el número de efectivos y produce la substitución hombre-máquina.

La lenta decadencia de Europa frente a las economías emergentes es un tsunami al que se intentó frenar con la Estrategia de Lisboa del 2000, cuyo objetivo era convertir a la Unión Europea en la economía del conocimiento más dinámica y competitiva del mundo. Muy complicado, pues se basaba en una apuesta previa por la formación y políticas de innovación y calidad en la que no todos los estados de la Unión habían apostado con la misma intensidad.

Se está configurando un entorno laboral cada vez más dual, más exigente, al que muchas personas no podrán adaptarse y que es previsible que cada vez afecte a más personas y sectores económicos e incluso a las Administraciones Públicas, presionadas por criterios de eficiencia, las últimas que probablemente verán cómo el trabajo para toda la vida laboral es ya algo del pasado.

Un nuevo lenguaje como ‘flexiseguridad’, resilencia(capacidad de superar periodos de trauma o dolor emocional), flexibilidad empresarial o emprendeduría busca orientar a esta nueva masa de trabajadores afectados por la precarización y dar legitimidad a la pérdida de derechos laborales, provocada por la ausencia de “políticas protectoras” y de “inversión en capital humano y en clusters-innovadores”, en una Europa que está deteriorando de forma paulatina y me temo que inexorablemente, su estado del bienestar.

La ética hacker y la pasión por la libertad

La denominada “Segunda economía” (de Brian Arthur) o “digitalizada”, además de incrementos brutales de productividad, está creando nuevos puestos de más valor añadido y de una mayor complejidad. La aceleración del cambio tecnológico y la hiper-conectividad provocan una aceleración en el cambio de los procesos productivos y en los modelos de negocio en numerosos sectores empresariales, que ofrece enormes oportunidades para nuevos trabajadores con cada vez de mayor capacidad creativa e innovadora. El futuro de Europa es digital: una enorme oportunidad para el talento.

Lynda Gratton, en Prepárate: el futuro del trabajo ya está aquí, nos habla de cómo estos fenómenos producen un cambio de pacto laboral que antes era tiempo por dinero, a otro de trabajo por sentido, siendo una de sus conclusiones que  “quien quiera un trabajo deberá inventarlo a su medida”. Casi nada, esta afirmación choca frontalmente con una educación y unos valores más que arraigadas durante generaciones, donde la seguridad que da el hábito nos aleja de la realidad de un entorno cambiante.

El trabajo no solo es nuestra forma de generar ingresos. El trabajo contribuye a crear nuestra identidad y nuevos valores cobran importancia. Los aspectos intrínsecos del trabajo ganan frente a los aspectos extrínsecos (retribución, horario, condiciones…). éstos avanzan en nuestros países, y de forma más veloz en las nuevas generaciones…

Las empresas mayoritariamente no podrán satisfacer las necesidades de desarrollo de sus profesionales. Profesionales que buscan una recompensa emocional, fruto de vincular trabajo y propósito en un proceso que ellos quieren dirigir.

Para muchos de estos nuevos trabajadores, su principal objetivo será ganar independencia y romper las relaciones laborales, tener más flexibilidad para el aprendizaje y asumir la responsabilidad de su propia biografía laboral. Es lo que se denomina la ética hacker: aquel que trabaja con gran pasión y entusiasmo por lo que hace.  La ética hacker se contrapone a la ética weberiana  del esfuerzo. La ética del trabajo para el hacker se funda en el valor de la creatividad y consiste en combinar la pasión con la libertad. El dinero deja de ser un valor en sí mismo y el beneficio se cifra en metas como lo social, la transparencia o la franqueza.

En una economía dual donde las empresas querrán a trabajadores de alto valor añadido, este tipo de profesional podría ser muy apreciado, pues la trascendencia que le da a su trabajo y a su formación lo hace un trabajador brutalmente competitivo. Pero a menudo rechazará una vinculación laboral estable, rechazará la trampa de la falsa seguridad del contrato laboral, pues no quiere dejar su vida en manos de otros: cree que el “feudalismo laboral”, un fenómeno de épocas pasadas, ofrece un precio demasiado bajo para sus sueños.

Cuando antes asumamos en las empresa, el cambio de paradigma, antes innovaremos en cuanto a diseñar un nuevo espacio de relación con estos profesionales entendido que los mueve y por lo tanto creemos entornos más abiertos, atractivos y a su vez mucho más productivos lo que debe redundar en una búsqueda continua de las mayores cotas de competitividad, calidad y eficacia. Se trata de un cambio tan real como drástico. No podemos luchar con economías que crecen a ritmos increíbles, que están exentas de cualquier gravamen derivado de la más mínima cobertura social y en muchos casos sin libertad individual, ni política, sociedades donde en el peor de los casos tienes asumidos como válidos dogmas que nosotros derribamos hace más de 2 siglos.

¿Por qué los sistemas de Revenue Management no funcionan? ¿Se adaptan a la realidad del mercado?

Filed in Innovación Comments Off

descarga1En un pasado reciente participábamos en actos de todo tipo, informativos o formativos, sobre el Revenue Management y hoy tan sólo unos pocos años después existen teorías que dan por extinto lo que hace sólo un lustro era una tótem, si se quería tener éxito en el mercado Turístico a través de Internet.

Todos en la industria están de acuerdo en que, el trabajo del revenue manager ha cambiado fundamentalmente en los últimos años. Como tal, el  revenue management ha demostrado éxito y ganado en visibilidad, tanto es así que los administradores de ingresos están asumiendo un papeles estratégicos dentro de la organización. Los administradores de ingresos ya no son sólo responsables de abrir y cerrar  ventas, según las previsiones de ocupación, más bien lo que se espera de ellos en este momento es que tengan una visión más global y estratégica de la gestión de la demanda y precios. Son responsables, de administrar los ingresos de otros ingresos generando activos en toda la empresa, de entender las fuerzas del mercado que afectan la posición del precio competitivo de la empresa y de la coordinación con colegas de los departamentos de marketing. Al mismo tiempo, ha habido un movimiento hacia la optimización del precios.

Desafortunadamente, los sistemas que soportan las decisiones de la gestión de los ingresos, no han evolucionado tan rápidamente como el role de los revenue managers. Muchos administradores de ingresos estos días tienen la sospecha de que sus soluciones de administración de ingresos no están proporcionando recomendaciones óptimas y por tanto les ronda por la cabeza la posibilidad de liberarse de ellas. Los cambios en el mercado no se reflejan en recomendaciones de precios. Consecuentemente los administradores de ingresos trabajan, cada vez con más frecuencia o bien fuera o tangencialmente a sus sistemas.

Basado en lo que los analistas han estado viendo en la industria hoy en día, podemos resumir en 3  factores principales los impulsan el problema con los sistemas de gestión de los ingresos actuales:

El mercado ha cambiado: transparencia de precios, medios sociales y tecnologías móviles, economías inestables y eventos climáticos perjudiciales cada vez más frecuentes, han cambiado fundamentalmente los patrones de demanda y el comportamiento de compra. Los sistemas de gestión de los ingresos actuales no fueron diseñados para estas condiciones y como consecuencia las recomendaciones de precios obtenidas no son óptimas.

Los análisis son obsoletos: los avances en la tecnología de optimización y predicción, acceso a más datos y cada vez más heterogéneos, el aumento en las capacidades de  procesamiento, la tendencia hacia la optimización del precio y nuevas investigaciones en algoritmos de administración de ingresos,  han superado decididamente las capacidades analíticas de los sistemas de gestión de los ingresos, más ampliamente adoptados hasta nuestros días.

La experiencia de usuario proporcionada por los sistemas ya no coincide con los requisitos de la función del administrador de ingresos: el papel del revenue manager se ha convertido en más amplio y más estratégico, pero los sistemas siguen siendo tácticos en su naturaleza. Los administradores de ingresos dedican o gastan gran parte de su tiempo a la  extracción y manipulación de datos, en lugar de dedicarse a la toma de decisiones estratégicas. Además, el mercado actual es increíblemente dinámico, por lo que los administradores de ingresos no pueden permitirse el lujo de esperar a que los sistemas actualicen la información para reaccionar a las condiciones cambiantes.

El nivel de los análisis de datos que requieren lo administradores de los ingresos para la toma de decisiones estratégicas es muy  diferente. El trabajo del administrador de ingresos tiene un espectro mucho más amplio que el simplemente averiguar qué cobrar por una habitación vista al mar deluxe el 30 de enero para una estancia de tres noches, por ejemplo.

revenue_management_cycleHablamos a su vez generar análisis para considerar cuestiones ad-hoc tales como; “¿debemos cambiar nuestra estructura de tarifa corporativa?” o, “¿nos beneficiamos al permitir el acceso a nuestro inventario de este canal en particular?“, o incluso, “¿estamos en niveles de comisión apropiados  para el tipo de negocio que está materializando?” Los sistemas de gestión de los ingresos de hoy, con su enfoque estrecho sobre gestión de precios tácticos, no admiten estos tipos de análisis, y las hojas de cálculo no son sin duda, una herramienta sostenible de grandes conjuntos de datos y complejos procesos analíticos necesarios, para que los administradores de ingresos sigan teniendo éxito en su gestión..

Exponer estas debilidades puede ser sensible, desde el punto de vista de que muchas empresas han hecho importantes inversiones en sistemas de gestión de ingresos en la última década. Incluso se han construido procesos de negocio alrededor de ellos, a la vez que consecuentemente se han dedicado significativas inversiones en formación. Puede ser incómodo para los administradores de ingresos levantar la mano y pedir  que necesitan algo más o algo diferente.

Este tipo de reflexiones, que encontramos a lo largo y ancho de la realidad de la industria turística son muy interesantes. Desde el punto de vista de nuestra realidad en cuanto a la adopción decidida de todo tipo de sistemas de gestión, es importante tener en cuenta que los análisis que se realizan desde otros  mercados o países. Al menos el ir algo retrasados en todo lo que significa innovación en tecnología o innovación en procesos, nos puede servir para adoptar las soluciones correctas y oportunas a la base de la realidad global en la que estamos inmersos.

TOP